Kickstarter e impuestos

Una guía para tu contador.

¿Qué es Kickstarter?

Kickstarter es una plataforma de financiamiento para proyectos creativos de todo tipo: desde películas, juegos y música hasta arte, diseño y tecnología. Kickstarter está lleno de proyectos ambiciosos, innovadores e imaginativos que se hacen realidad gracias al apoyo directo de otras personas.

¿Cómo funciona?

El creador de cada proyecto fija una meta y un plazo de financiamiento. Si a la gente le gusta el proyecto, puede contribuir con dinero para hacerlo realidad. Si el proyecto alcanza su meta de financiamiento, se realizará el cargo a las tarjetas de crédito de los patrocinadores cuando finalice el plazo. El financiamiento en Kickstarter es "todo o nada" - si el proyecto no alcanza su meta de financiamiento en el plazo determinado, no se realiza ningún cargo.

Si un proyecto se financia con éxito, Kickstarter deducirá una comisión del 5 % de los fondos recaudados.

¿Por qué la gente apoya proyectos en Kickstarter y qué obtiene a cambio?

Cada patrocinador contribuye con dinero por diferentes razones: algunos apoyan los proyectos de sus amigos, otros apoyan a personas que admiran desde hace mucho tiempo, y hay muchos que están simplemente inspirados por una nueva idea. Otros están inspirados por las recompensas de un proyecto: una copia de lo creado, una edición limitada o una experiencia personal relacionada con el proyecto.

Los creadores de los proyectos conservan el 100 % de la propiedad de su trabajo. Kickstarter no puede usarse para ofrecer rentabilidad o beneficios financieros, ni para solicitar préstamos. Es posible que algunos proyectos que se financien con Kickstarter continúen recaudando dinero, pero los patrocinadores apoyan proyectos para ayudar a hacerlos realidad, no para beneficiarse económicamente.

Puedes obtener más información sobre Kickstarter y cómo funciona en nuestras Preguntas frecuentes.

Fondos recaudados en Kickstarter e impuestos

No podemos brindar asesoramiento fiscal, pero hemos recopilado esta guía para asesores financieros dentro de los EEUU que a lo mejor no están familiarizados con Kickstarter. Esta información no está prevista para ser utilizada, y no puede ser utilizada, por los contribuyentes con el fin de 1) evitar multas relacionadas con impuestos conforme al Servicio de Impuestos Internos (Internal Revenue Code) de los EEUU o de 2) promocionar, comercializar o recomendar a cualquier tercero asuntos relacionados con impuestos. Esta información es sólo un punto de partida.

En general, en los EEUU, los fondos recaudados en Kickstarter se consideran ingresos.

En general, un creador puede compensar los ingresos de su proyecto de Kickstarter con los gastos deducibles que estén relacionados con el proyecto y se contabilicen en el mismo año fiscal. Por ejemplo, si un creador recibe un financiamiento de 1.000 $ y gasta 1.000 $ en su proyecto durante el mismo año fiscal, sus gastos podrían compensar completamente su financiamiento de Kickstarter para los fines del impuesto federal sobre los ingresos. Si un creador recibe financiamiento un año y gasta dinero en su proyecto al año siguiente, considere si esos gastos aún pueden compensar su financiamiento de Kickstarter a través del método contable que se basa en el criterio de lo devengado.

Creadores basados en los EEUU que excedieron a los límites de ingresos establecidos por el IRS (actualmente 20.000 $ en ingresos anuales brutos y 200 transacciones o más) recibirán un formulario 1099-K de nuestros procesadores de pago, Stripe, en enero del año siguiente a la financiación del proyecto.

Además de las deducciones, un creador puede clasificar ciertos fondos recaudados en Kickstarter como una donación no gravable y no como ingresos. Una donación es algo dado con total “generosidad objetiva y desinteresada” por motivos personales y sin la expectativa de obtener algo a cambio.

El impuesto sobre las ventas también puede aplicarse en ciertos casos según las leyes locales. En general, se aplica solo si el creador tiene suficiente conexión con la ubicación del patrocinador.

Recomendamos que los creadores de proyectos que residen fuera de los EEUU, consulten con las autoridades fiscales locales: